.Director.

La faceta de Nicolás como director es prácticamente pareja al ritmo de aprendizaje como instrumentista y estudiante de música en general. Parte su actividad desde sus primeras armonizaciones siendo organista en la iglesia de su parroquia natal (1.989 – 1.995) a tocar regularmente en la Iglesia de San Francisco de Santiago de Compostela (2.018 – 2.021), o dirigir coros, entre los que destaca el Coro de Santa María de Lestedo entre los años 1.992 – 93 (coro recuperado de décadas anteriores), arreglando para el la ‘Misa VIII de Angelis’ . Además interpreta composiciones suyas dirigiendo el coro del Colegio Público A Ramallosa en festivales de coros escolares (1.995 – 96).

También en sus comienzos en el mundo de la dirección fue subdirector de la Banda de Música Cultural de Teo (1.994), dirigida entonces por Gervasio Salgueiro, y de la Banda de Música de Santa Cruz de Rivadulla (1.995 – 97), las dos primeras bandas de música en las que tocó, próximas a la ciudad de Santiago de Compostela al igual que los dos coros anteriormente citados.  Su actividad profesional e ideal como músico le llevan a lo largo de su trayectoria a tener que rechazar diversas ofertas para ser el director de distintas agrupaciones musicales.

Cuando aún no eran asignaturas ordinarias en los conservatorios apoyó tras requerimiento de sus respectivos directores a la creación de la Banda y de la Orquesta del entonces Conservatorio Superior de Santiago de Compostela, a finales de los años noventa, época en la que le mostraron el funcionamiento interno de la Escola de Altos Estudos Musicais en sus inicios.

Durante su ininterrumpida etapa como profesor en escuelas de música, su trabajo lo desenvolvió también dirigiendo grupos de clarinetes y/o viento madera.

A la vez que formó musicalmente y dirigió el ‘Coro Castrosúa’ de Santiago de Compostela (música tradicional), lo compaginó dirigiendo diversas formaciones de música de cámara y religiosa, trabajando extenso repertorio (2.002 – 05).

Sus estudios en dirección los completa con diversos maestros en Zaragoza y Madrid (2.010 – 2.014), al mismo tiempo que los amplía junto a su faceta como compositor también por fuera de España.

Crea y dirige la ‘Capela vogal de Teo’, interpretando en la Catedral de Santiago de Compostela su primera ‘Misa en Galego’ a tres voces & órgano (2.011) y su ‘Misa en italiano’ a una voz & armonio en la Iglesia de San Francisco de la misma ciudad (2.019).

En la Asociación Encuentros Musicales Asturias tuvo la oportunidad de reunir a alumnos de clarinete para formar su grupo de clarinetes (2.011) y posteriormente recibió muy buenas críticas dirigiendo a ‘primera vista’ la ‘Camerata Antonio Soler’ en el Curso Internacional de dirección de San Lorenzo del Escorial del año 2.014.

A partir de esos años su actividad arreglando, investigando, dirigiendo, componiendo y haciendo grabaciones con el ‘Grupo de Cámara Santa Lucía’, iniciado en el año 2.009, centra casi toda su actividad como director, a la vez que también teniendo actividad diversa dirigiendo música de cámara principalmente, hasta la actualidad.